Locura de comuniones

29 05 2014

No católicos haciendo celebraciones católicas

La mayoría de padres / madres sienten la obligación de que sus hijos hagan la comunión, aunque ellos mismos no vayan a misa nada más que en bodas y funerales, aunque no sean verdaderos católicos, porque la mayoría realmente solo son creyentes a su manera. Pero eso no es ser católicos. Los católicos de verdad van a misa todos los domingos y fiestas de guardar (o al menos lo intentan), confiesan, comulgan y creen en todo lo referente a la religión católica, no solo en lo que les interesa y cuando les interesa. No hay ninguno que esté de acuerdo, por ejemplo, con que si no se cumple con el sexto mandamiento se comete un pecado mortal y hay que confesarse y arrepentirse de él.

Si ellos no son de verdad católicos ¿por qué se sienten obligados a que sus hijos hagan este rito-celebración religioso, si la inmensa mayoría no son mínimamente practicantes?

En realidad se trata de borreguismo

Se obligan ellos mismos, siguiendo a la masa: “como todo el mundo lo hace, nosotros lo hacemos”. Ni se plantean la posibilidad de no hacerla. Es algo que tienen presente desde años antes a que llegue el “gran” momento. No contemplan ni por asomo saltarse las costumbres aunque no puedan afrontarlo económicamente.

Sobre todo lo hacen por las celebraciones posteriores, por toda la parafernalia que hace la mayoría de sus conciudadanos. Las fotos, el video, los trajes, los regalos y los banquetes.

Un derroche innecesario

Los padres y madres se gastan grandes cantidades de dinero en estas celebraciones, especialmente enormes para muchas economías con auténticas dificultades, no ya para acabar el mes, si no para empezarlo: álbum fotográfico: 120 euros, traje: 400 euros, recordatorios y regalitos: 90-150 euros, restaurante: 1.500 euros, etc. Un estudio estadístico de 2014 de UCA-UCE dice que son unos 1.600 euros de media pudiendo llegar a 6.000 en el caso de banquetes con 50 asistentes….

Panes prestados

Los invitados se ven en la obligación de compensar estos gastos regalando o incluso devolviendo el dinero gastado, con regalos tan feos como sobres con dinero, como se hace en las bodas. Pagando con ello realmente sus cubiertos. Eso realmente no es un regalo; eso es pagarse el cubierto, o devolver lo gastado. Una gran hipocresía, en realidad. Algunos padres llegan casi a suplicar que los regalos sean así, en metálico, para poder recuperar de algún modo lo gastado –he conocido algún caso, no hablo por hablar-. El asunto llega a ser caricaturesco.

Niños y consumismo

Pero eso es quizás mejor que la orgía de regalos que les llega a los niños; conozco también el caso de gente comprando hasta tres televisores juntos para otros tantos regalos de distintas comuniones. Los niños se encuentran con auténticos tesoros para gestionar: consolas de juegos electrónicos (de las caras), smartphones de última generación, patines, etc… aquellos relojes de antaño son ahora los regalos más humildes. Y ¿después de esto qué? Pues imagínense como tienen el listón del consumismo estos niños.

El más católico de los sacramentos

Muchos niños además te reconocen con toda la tranquilidad, que esa será la última vez que entren en una iglesia. Si no fuera por los regalos y las celebraciones sería interesante poder comprobar cuantas comuniones se llevarían a cabo. Y es que esta celebración religiosa, la primera comunión, es sólo eso; una celebración religiosa. Punto. Solo se celebra la llegada a un momento determinado de la persona con respecto a sus creencias católicas. No es como la boda, en que a lo que se llega es a una unión entre personas, o como la extremaunción, una llegada a la muerte. Esta que tratamos, es llegada al catolicismo, con todas las de la ley. Y sin embargo, es evidente que a la mayoría eso es lo que menos les importa. ¿Qué celebran realmente? Pues está claro que solo se trata de una excusa para celebrar algo. Si yo fuera sacerdote, desde luego, me negaría a celebrar un sacramento así, en esas condiciones en que lo hace la mayoría. Me parecería una ofensa a Dios. Creo que yo, sin ser creyente tengo más respeto que todos estos católicos efímeros (el resto me merecen todo el respeto).

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: