Escrito 119.- Somos parte del paisaje (II)

6 11 2012

En cada sitio, personas con rasgos diferentes. Como los tigres de Siberia, o como los del Golfo de Bengala, cada uno en su lugar. Igual pasa con las personas de esas tierras, y más da esa impresión cuanto más pegadas están esas gentes al terreno, es decir, conforme su vida depende más estrechamente de la naturaleza. Igual que ves a un tapir en una selva venezolana, ves a un indio Yanomami. Son parte de ese paisaje. A un habitante de esas zonas, si viajara a la Península Ibérica, seguro que le darías la misma impresión que te da él a tí.

Aunque en occidente, o mejor dicho, en el primer mundo, nuestras razas están más homogeneizadas y extendidas y quizás sea más difícil apreciarlo, pero seguramente la diferencia estriba en que tenemos un área de distribución más amplia y diversa, como sucede si comparamos a una urraca con alguna de las muchas especies de colibríes. Ambos, como los pliegues del terreno, o como los ríos, pueden considerarse como partes móviles integrantes de sus paisajes, con la salvedad de que los entornos donde se distribuye la primera, la urraca, son más humanizados y extensos geográficamente que los de los segundos, cualquiera de las especies de colibríes, que están más localizados geográficamente y especializados ecológicamente.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: