Escrito 112.- Decorado

19 01 2012

La gente parece como que formaran parte de los decorados de los pueblos y ciudades. Siempre he pensado cada vez que he vuelto a Marraquech, que las personas que atestaban la plaza de Jmaa el Fna eran las mismas, o que alguien las colocaba allí, como si se tratara de una maqueta, para que pareciera siempre la misma plaza. Hace casi veinte años que estuve por primera vez allí, y me impresionó profundamente; más por los pobladores que por los monumentos, escasos, si no es por la maravillosa Koutubia, la melliza de la Giralda (que en realidad no está exactamente en la plaza aunque sí da la impresión desde allí, desde la plaza, que hace las veces de faro). Cuando he regresado he vuelto a ver a la misma gente, juraría que eran los mismos, parecían los mismos. Eran como pequeños monumentos gesticulantes, como pequeños sillares sonrientes de la plaza.
En cada sitio su gente, cada raza o cada grupo de población con sus características propias en cada región geográfica correspondiente, como sucede con los animales o las plantas. ¿Por qué no iba a ser así? ¿Es que acaso no somos seres vivos como ellos? ¿Es que por ejemplo los enormes termiteros africanos no se consideran parte de los paisajes donde se localizan? ¿Por qué no pensamos lo mismo con nuestras ciudades y con las personas que viven en ellas? Son, de la misma manera, enormes colonias de seres vivos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: