Escrito 109.- Paisajes conocidos y exóticos

12 11 2011

¿Qué necesidad, qué presión selectiva ha podido ser la que haya permitido fijar las características topográficas previamente conocidas en forma de sensación placentera en nuestra mente? Se me ocurre que quizás la necesidad de cualquier especie animal de conocer adecuadamente el territorio donde se desenvuelve. Así conocía yo hasta hace poco el espacio de dónde surgían mis pensamientos. Ahora me sorprende; ahora en estas extrañas circunstancias han brotado las razones sin buscarlas ni necesitarlo.

Pero a las personas también nos gustan las nuevas sensaciones; sorprendernos con visiones desconocidas. Nuevos mundos, nuevos paisajes. Lo exótico, incluso lo desolador. Sí, existen también alicientes para que deseemos conocer nuevas tierras; la curiosidad congénita del hombre entendiéndola desde un punto de vista geográfico, un placer unido a una desazón. Una sensación agridulce, más dulce que agria para algunas personas.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: