PACTAR… SÍ SE PUEDE

19 04 2016

Al PSOE, con sus estrategias para conseguir gobernar, se le captan sus verdaderas ideologías, al mantener inamovible su pacto con Ciudadanos y no conseguir hacerlo con el resto; pero  lo urgente ahora es pactar no de calificar a unos y a otros.

Lanzo algunas ideas y sugerencias para salir del bloqueo:

Pueden hacerse varios modelos de gobierno;

  • En minoría, con solo representantes del PSOE;
  • Con ministerios repartidos proporcionalmente a los escaños obtenidos,
  • De consenso con figuras más técnicas que políticas, con nombres más o menos respetados por todos.

El PSOE –independientemente, sin Ciudadanos- puede hacer una propuesta para gobernar, y puede pedir que les voten quienes estén más o menos de acuerdo con su programa; ¿Podemos? ¿Ciudadanos? ¿IU? ¿PNV? Creo que muchos pueden estar de acuerdo con muchas políticas que propongan y pactar de una forma aséptica, sin “mochilas”.

Para políticas de detalle, para muchas otras cosas se ponen de acuerdo todos; leyes, decretos, aspectos concretos de gestión; véase la reciente moción de censura contra el alcalde de Granada; la negociación ha sido rápida y expeditiva.

¿No se dá cuenta el PSOE que el problema es el punto de partida con Ciudadanos? ¿No se dan cuenta de que el problema es que Ciudadanos vaya un punto (o dos o tres) por delante del resto de partidos? ¿Por qué hacerlo así? Los demás lo interpretan como una deslealtad. Podemos o IU no apoyará a Ciudadanos, pero si lo haría al PSOE. Si se suma al mismo tiempo Cs, no es tanto problema (aunque sea prácticamente lo mismo, ya lo sabemos).

La ciudadanía necesitamos que den un paso adelante y salir de este encastillamiento. Realmente puede pactarse entre todos por igual, en el mismo nivel con todos los grupos; después las políticas generales y concretas definirán por donde se gobierna…. un ejemplo, el del asunto más conflictivo; cuando se llegue a la votación por el referéndum catalán no se podrán conseguir los apoyos, porque no los habrá realmente. Cada uno tendrá que asumir la realidad. El que no se consiga este punto del programa de Podemos, no tiene porqué suponer que no haya un presidente del gobierno y un consejo de ministros apoyado por esta formación. En este caso se pierde pero en otros muchos ganarán.

Acaben con esto por favor, echen a los sinvergüenzas que nos han estado saqueando y demuestren que quieren que este país continúe adelante.

IMG_9859pp





El tío Eladio

14 04 2016

El jefe de estación llamó a mi padre para darle una noticia sobre todo amarga. Mi tío Eladio había llegado a Villanueva en el expreso que acababa de pasar procedente de Badajoz. Venía de un campo de concentración donde había estado recluído gran parte del tiempo que duró la guerra. Pero venía demacrado y muy enfermo. Allí estaba en la oficina sentado, esperando a que fueran a buscarle, según le aconsejó el funcionario ferroviario , que era pariente lejano de mi padre.
Pariente era ser algo importante. Mucho más que amigos. En esos tiempos de fuego y desolación, de tanto odio y caos, los parientes eran como miembros de un clan. Debía de ser que la sangre llamaba a defenderla por muy diluida que estuviera. El jefe le retuvo en la oficina porque además de que casi no se tenía en pie, las viudas no iban a dejar escapar esa presa suculenta por lo fácil y por lo importante del cargo. El odio se había malquistado en muchas mujeres de caídos del bando nacional y reclamaban venganza sin descanso. Se habían convertido en unas brujas sedientas de sangre y dolor. Le llevaron a casa entre mi padre y mi hermano pero duró muy poco allí. Sólo dos días. Villanueva era un pueblo muy importante entonces, pero todos nos conocíamos. A él se le conocía muy especialmente por qué fue “de los de alante”, como siempre decía la tía Pilar, su hermana y la de mi madre, que nos había dejado hacía un año. Mi tío Eladio Mendoza, si hubiera vivido, hubiera llegado a ser ministro con algún gobierno socialista de los de ahora, de eso estaba yo segura. Pero estaba acabándose en aquella cárcel, que era peor que si fuera para animales. No podía durar mucho. A pesar de nuestras visitas continuas. De mi tía Pilar y mía, con mis once años y mi cuerpo tembloroso pero fuerte y ya curtido por el sufrimiento de una guerra que había durado tres largos años de dificultades. Yo la acompañaba. Veíamos las celdas oscuras solo abiertas por pequeños ventanucos por donde solo me cabía la cabeza para mirar. Pero nosotros entrábamos dentro a cualquier hora sin respetar los horarios, restringidos a escasos minutos por la mañana. El  carcelero se lo permitía a mí tía y nunca supe por qué.
Diez o quince días después, aquel hombre seco y callado que mantenía aquella complicidad extraña con mi tía nos dijo que no volviéramos. El tío Eladio no pasaría de aquella noche. Pero que no nos preocupáramos que él estaría junto a mi tío y no le dejaría solo en aquel trance. Su ojo era infalible tenía experiencia fácilmente entendible. Al día siguiente mi padre y mi hermano fueron con Arias y su camioneta a recoger el cuerpo del tío Eladio, del cuñado de su mujer, del marido de su hermana, de una hermana de mi tía Pilar fallecida también. Lo llevaban a enterrar tras un brevísimo responso en la cárcel, en la humilde caja de tablas, asustados porque las viudas acechaban y había que evitar la posibilidad de que te relacionarán con los rojos. Pero como no podían ser las cosas faciles, les tocó arreglar un pinchazo a mitad del camino entre la cárcel y el cementerio, y no era fácil arreglarlo en aquellos tiempos. Y menos con el miedo metido en sus cuerpos. Pero todo salió bien para todos excepto para el pobre Eladio que quedó en el suelo en una fosa cualquiera sin una mísera lápida. Solo una pequeña cruz y unas iniciales en ella. Varios años después cuando se estreno el nuevo cementerio y los ánimos, la animadversión, el odio se habían calmado mi padre compró varios sepulcros para llevarlos a todos a un nicho honroso. A mi madre, a Eladio y a varios parientes más que ya no recuerdo. Mi hermano Rufino, con el corazón encogido, fue el encargado de hacerlo, como se esperaba del hombre de una vez, que hacía tiempo que ya era
image





Defensa de la selección de razas de animales de compañía (una especial mención para los perros)

10 04 2016

Dedicado a la memoria de Wendy, de Pepa, de Moro y de todos los animales que han pasado por nuestras vidas

Selección natural vs Selección artificial

Charles Darwin (3) comparó e inició sus famosos estudios sobre la selección natural de los seres vivos con la selección artificial desarrollada sobre muchos de ellos por el ser humano; no solo hablamos de animales, de palomas -con ellas trata Darwin bastante-, caballos, gallinas, cerdos o perros, también de guisantes, garbanzos, olivos, tomates o peras. La creación de razas de seres vivos es algo que forma parte de la historia evolutiva de las personas, de nuestras culturas; sin ella no podríamos estar donde estamos en la actualidad. Se inició con la transformación del hombre de un ser cazador-recolector en un hombre agrícola-ganadero, e incluso antes. Hablamos de miles de años de evolución.

Riqueza cultural

Las razas y variedades de plantas y animales creadas por el hombre[1] son un importante acervo cultural de la humanidad; una faceta más de la cultura desarrollada por las sociedades humanas, entendida como el desarrollo de un conocimiento transmitido de generación en generación y guardado con celo como un tesoro.

FB_IMG_1446314584618 pp

Crema, una mastina-mestiza adoptada que vive en el campo

El caso de los mastines ibéricos

Un ejemplo: desde antiguo, el ser humano ha seleccionado a los perros más fuertes, resistentes y valientes, pero también más tranquilos y leales para conseguir animales que les defendieran, a su ganado y a ellos mismos, de los depredadores naturales -del lobo sobre todo-. Un perro se veía especialmente fuerte y valiente en una camada y se reservaba para criar con él y mezclarlo con una perra de parecidas características. En la Península Ibérica se llegó a base de esta forma de seleccionar los animales, buscando estas características, mediante esta selección artificial dirigida a conseguir estos deseados rasgos físicos y comportamentales, hasta el mastín español (4) o, en la zona del noreste, al montaña pirineos (5); había seguramente diferencias importantes que distanció estas dos razas, que hizo que la selección tomara dos vías divergentes, quizás el clima mucho más duro en las elevaciones pirenaicas, o quizás la distinta concentración de oxígeno en la atmósfera, o quizás la resistencia en las grandes pendientes montañosas, o quizás la separación de las poblaciones humanas que hizo que se seleccionaran estos perros por separado; es difícil saberlo.

gato

Razas artificiales y naturales

Todas las razas han llegado a ser lo que son por alguna u otra razón que en nuestros tiempos y en muchos casos nos resulta muy difícil imaginar o conocer. ¿Cómo averiguarlo? Pues es desde luego apasionante saber como un carlino ha llegado a ser así, o un pomerania, o un crestado chino o un chihuahua; ¿por qué se han seleccionado tradicionalmente esos rasgos que les han llevado a ser así? ¿qué se buscaba? En algunos casos, como el del mastín español o los de los perros de caza, es evidente. En otros hemos perdido la orientación de qué características se seleccionaban y sobre todo para qué propósito, y en otros sin embargo, continúa haciéndose la selección, conociendo perfectamente qué es lo que buscamos, sin existir una raza reconocida oficialmente, como puede ser el caso del “perro de carea ibérico o castellano”[2] quizás una “raza”, pero no catalogada como tal.

Riqueza genética no metafórica

Una raza creada por el hombre es también acervo biológico, acervo genético, nuevo y diverso ADN. Últimamente todo el mundo habla de él, del ADN, de nuestra información genética como si se tratara de una seña de identidad o de un rasgo de nobleza y lo valora, recordemos esa expresión repetida hasta la saciedad en un reciente partido político español: “eso está en el ADN de nuestro partido” Pues si tanto se valora, entonces que se valoren todos los ADN existentes, no solo ese metafórico de los partidos; en este caso debería valorarse el de estos “a-de-enes” reales, creados y seleccionados con la evolución del hombre.

20160410_133324 pp

Nieve, una flat-coited retriever “no pura” adoptada, entre las orquídeas

Evolucionando conjuntamente

Esta forma de evolución podría denominarse co-evolución; un término muy utilizado y analizado científicamente en los últimos tiempos. La co-evolución trata sobre el estudio de especies que evolucionan conjuntamente. Por ejemplo, un huesped y sus parásitos. Algo parecido sucede con nuestras especies. El ser humano saca partido de los perros, pero los perros también lo hacen de las personas (la población canina mundial debe de ser la más elevada de la del resto de cánidos…. eso no es sino un absoluto éxito evolutivo). En este caso no se definiría como parasitismo, pero sí como mutualismo (1).

No hay evolución con esterilización

En este sentido, los animales, los perros en este caso, necesitan reproducirse para evolucionar, así pues, ¿si esterilizamos a los perros les hacemos un bien? Estamos contraviniendo su biología, su naturaleza más profunda. Aparte de crear seres con problemas fisiológicos y de comportamiento.

¿La esterilización es éticamente aceptable?

Veamos un ejemplo; un macho de perro castrado (dejémonos de eufemismos), es un animal sin el carácter propio que como macho debe tener. Más tranquilo, sí, pero ¿es eso ético? Los machos tienen carácter. Quien no quiera un animal con carácter, que no lo tenga. Los machos humanos también seríamos más tranquilos si nos castraran, pero sería inaudito que lo hiciéramos. Un macho debe tener su carácter, es algo propio de nuestra naturaleza. ¿Tenemos que renunciar a ello porque la naturaleza nos haya obligado a tener hormonas masculinas? ¿o femeninas? Cortémosles las patas pues, porque corren mucho y quizás a alguien le moleste…

 

La castración realmente perjudica a perros y gatos, solo beneficia a dueños cómodos

La falta de sus hormonas les producen desequilibrios fisiológicos (no hay más que ver a muchos machos castrados, con una obesidad enfermiza). Son animales cada vez más artificiales… ¿se le quiere más a un animal castrándolo? ¿se le respeta más privándole de su potencialidad como ser vivo? ¿Privándoles realmente de su naturaleza plena?

FB_IMG_1460549710533 pp

Ada, una gata mestiza adoptada y preñada

¿Un animal como una persona?

Todos los problemas con las razas animales vienen en los últimos tiempos por las equivocaciones de mucha gente con respecto a las mascotas que llegan a extremos de considerar a los animales de compañía como si de seres humanos se trataran; hay mucha gente que los toma como a hijos y se llegan a ver personas dándoles chupetes de bebés a cachorros. Este era un ejemplo extremo, escaso, pero, sin embargo, no es nada extraño ver pasear a muchas mascotas con abrigos o jerseys… algo caricaturesco hasta hace unas décadas, propio de millonarios aburridos y ridículos pero actualmente  bastante extendido en nuestra sociedad; algo que no necesitan en la naturaleza animales idénticos a los nuestros.

Razonamientos equivocados desde la base

Cualquier pensamiento que parte desde un punto de partida descabellado nos llevará a que las conclusiones sean descabelladas. Conozco muy de cerca a quien le han llegado a negar desde una asociación “pro-animales” la adopción de un cachorro de mastín (mestizo, pero con mucho de mastín) porque quería tenerlo en una finca y no en un piso; así, como suena, como si fuera malo para un mastín tenerlo en el campo, una raza evolucionó y se seleccionó durante cientos de años. Además le obligaban a castrarlo, como si fuera algo deseable para el animal. Basándose en criterios pseudo-éticos.

Adopción/compraventa

Desde ese punto de vista bajo una unos fundamentos morales tan cuestionables, ¿qué pensar sobre que se compre a un animal? Dicen los animalistas que si quieres un animal que lo mejor es adoptar, aunque sea un animal mestizo. Casi criminalizan la compraventa de animales o la cría con fines comerciales.  ¿Por qué? ¿Porque se les maltrata? Pero esa comercialización no tiene por qué suponer maltrato; es obvio que no debe permitirse el maltrato. Como no debe permitirse tampoco con los animales de granja.

¿Tener crías con un animal de compañía y comerciar con ellas es poco ético?

Es perfectamente aceptable éticamente . ¿Acaso criar no es parte de la naturaleza de los animales? Lo que es inmoral y antinatural es castrarlos -a no ser que se haga por una necesidad sanitaria-. Todo reside en cómo estén cuidados; si los maltratas, si están hacinados, mal alimentados y con falta de higiene, es evidente que es inmoral.

20160411_191239 pp

Jane, un perro de agua español de pura raza, adquirida recientemente

¿Y si crían todos los años es inmoral?

Solo una cosa al respecto; piensen en un caso hipotético en que pudieran tener libertad y que ellos decidieran por sí mismos, un macho y una hembra, sin que ningún dueño “poco ético” les obligue a hacerlo. ¿Qué harían ellos? ¿Qué hacen los lobos? ¿Qué hacen los zorros? Pues por lo menos tendrían una camada todos los años hasta que puedan físicamente. ¿Quiénes somos nosotros para contradecir su naturaleza? Nadie habla de obligar a los animales a hacerlo, nadie habla de utilizar potros para atar a las perras, como usan algunos salvajes que no aman a los animales; pero si tienen el deseo natural y la capacidad física para criar, porque no hacerlo. ¿Por el deterioro que puedan tener? Ellos mismos pueden decidirlo, como lo haría una loba de forma natural.

Concluyendo: conservación de razas animales, claro que sí

Así pues, ¿hay que conservar las razas de animales de compañía, o no hay que hacerlo? Desde luego que sí, y se pueden hacer las dos cosas al mismo tiempo: querer a un animal y respetarlo y cuidarlo bien aunque hayas pagado por él. Por otra parte, muchos criadores/as, antes o simultáneamente han tenido y tienen animales mestizos adoptados; no es algo excluyente. No es bueno generalizar, la inmensa mayoría de criadores no tienen fábricas de criar mascotas de raza. Que haya algunos casos de delincuentes que no respetan a los animales no debe servir para criminalizar a la gente respetuosa, que seguro que son mayoría. Ya está bien de dar lecciones, especialmente cuando no se está capacitado para hacerlo.

 

Fuentes bibliográficas

– (1) Boucher, D. H. (editor) (1985) The Biology of Mutualism : Ecology and Evolution London : Croom Helm 388 p.

– (2) Coppinger, R. y Coppinger, L. Perros, una nueva interpretación sobre su origen, comportamiento y evolución, 2001. Ateles Editores, 2004.

– (3) Darwin, Charles. El Origen de las Especies, 1859. Alianza Editorial, 2003.

– (4) Mastín español en wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Mast%C3%ADn_espa%C3%B1ol

– (5) Montaña Pirineos en wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Perro_de_monta%C3%B1a_de_los_Pirineos

[1] También las hay que han sido creadas de forma natural -en este caso se llaman subespecies-, raza y variedad son términos menos aceptados y utilizados científicamente-.

[2] http://www.perrocareacastellano.com/el-carea/origenes/

 





Malos y sobre todo tontos, muy tontos

28 03 2016

Si nos piden definir a los terroristas religiosos podemos calificarlos como personas malvadas porque hacen daño a los demás sin importarles sus vidas. Pero esa no es la característica que mejor les define; la más exacta, la que va más allá, hasta la base, y trata de explicar además las razones de esa maldad, es que son tontos hasta extremos enfermizos. Ceporros de tener coeficientes intelectuales negativos o cercanos al cero. Aunque en un test de inteligencia pudieran dar buenos resultados; de hecho algunos hasta han estudiado durante decenas de años y se han convertido en pilotos de grandes aviones comerciales –que no está al alcance de cualquiera- lo han hecho para suicidarse después con ellos; podrían parecer listos pero es que no se puede ser más tontainas. Quizás superen tests, sí, pero por sus hechos se demuestra que son tontos de remate; tan idiotas, que llegan a luchar por unos ideales completamente ficticios, que luchan y se matan por seres espirituales que nadie tiene la certeza de que existan realmente. Tan sumamente imbéciles que llegan a fastidiar sus propias vidas (y por supuesto la de los demás) por mor de consignas que repiten como borregos siguiendo a cualquiera que los enaltezca en grupo. Tan bobos que llegan a matarse a sí mismos y lo planean durante años; ¿se puede ser más necio? Y ¿después de muertos qué, so zopencos? Ni lo han pensado.

Porque si lo que quisieran es riqueza, o asegurar y solucionar sus vidas, o un territorio arrebatado por un tirano, o defender a sus familias, o contra la opresión, o por recuperar su libertad o algo palpable por lo que merezca la pena luchar, podría entenderse que arriesgaran sus vidas –tampoco matarse directamente, siempre conservar tu propia vida es un objetivo, porque una vez que acabes con ella, ¿cómo sigues con la lucha?-. Tan lelos que seguro que no habían contemplado todo esto. Tan gaznápiros que cambian una vida por otra en un paraíso que nadie conoce y nadie puede segurar que exista, y que si acaso existiera, además sea mejor que muchos paraísos que existen en la tierra, a pesar de enanos mentales como ellos mismos.

Es que ni siquiera siendo terroristas al uso, no suicidas, siendo unos asesinos miserables, se puede entender que alguien se convierta en una basura humana por un dios que les exige matar a inocentes. Es fácil para cualquiera de nosotros, con un mínimo de inteligencia, entender que un dios así no merece ser alabado ni seguido ni por un segundo. Qué dios tan cobarde y despiadado puede defender eso. Solo los zoquetes pueden creerse tonterías así y ejecutarlas. Majaderos que batirían el record mundial de los más memos del universo.

umbe

 





Manifestaciones antiviolencia de género

25 11 2015

¿Sirven de algo? Se ven gran cantidad de variedades y de ideas, que no me parecen mal en su intención, pero ¿puede ser que incluso sean contraproducentes? Lo veo con grandes dudas; tras la última gran manifestación, hubo varias muertes a lo largo de España. No creo que fueran debidas a esa manifestación, pero está claro que no sirvió para mucho, al menos a corto plazo. Quizás alguien, alguna asociación, debiera de hacer un análisis para averiguar si se consigue algo con esta diversidad de manifestaciones. ¿Se podría incluso estar animando a los tarados que se creen con licencia para torturar? algunos de estos cobardes se crecen a escondidas… “verás la manifestación que tengo yo aquí para tí” podrían decir a sus víctimas en esos infiernos íntimos.

Yo lo que tengo claro, es que esta gente solo entiende la mano dura de la policía y de los jueces, ante las sospechas fundadas. Con medidas preventivas, sin esperar a que haya sentencias en firme, utilizando eso sí la coherencia. Cuando hay por ejemplo denuncias y las víctimas las retiran antes de que se actúe contra ellos. Ya hay mucha (y dolorosa) experiencia al respecto.

Con las víctimas,  toda la ayuda del estado a su disposición. Protección, ayuda económica, viviendas, apoyo educativo a los menores, etc. Todo lo necesario.

Y a medio y largo plazo, educación para todos, niños, niñas, jóvenes y adultos. Aún veo a gente de lo más normal, que te dicen que le dan cachetes a sus hijos/as de forma más o menos habitual (cachetes, así en diminutivo, como si eso no fuera violencia). Estos salvajes, los maltratadores, entienden la violencia como algo habitual, la han practicado con ellos antes. Así que de violencia nada de nada, para desterrarla completamente. Muchas mujeres también la ejercen con sus hijos, de esa forma “suave” y aceptada socialmente, que solo lleva a eso, a verla como algo normal. Para corregir los malos comportamientos de los niños, solo valen las razones, los castigos utilizados adecuadamente y las técnicas educativas sin sospechas; no se pega a nadie. Para eso también deben existir las campañas,  los expertos en educación, los medios audiovisuales públicos, para ayudar a aprender formas de evitar la violencia fácil que no sirve de nada.

Para el gobierno, un suspenso; menos palabras y más actuar. Más rigor contra los maltratadores. Se les ha escapado de las manos; ¿hacen algo realmente? Porque mejoras, muy pocas. Los criminales maltratadores deben sentirse perseguidos y acorralados. No pueden seguir campando a sus anchas y con toda la tranquilidad. Tengo amigos, que son abuelos y padres de víctimas, que viven, casi amedrentados, incluso después de haber pasado el maltratador  la condena… el mundo al revés.

11aa





Alguien para toda la vida

5 10 2015

Se trata de mi mejor maestro, del que mejor recuerdo guardo como docente; D. José Luís Andrada; el que más grabado se quedó en mi memoria; por algo sería. Yo suelo utilizar ese tipo de apreciaciones intuitivas en mis análisis. Es para mí un buen indicador de calidad. Guardo otro muy buen recuerdo de otra docente, de Dª Mari Carmen, mi maestra en los tres primeros cursos de EGB, pero ahí creo que se mezclan sentimientos como de madre y maestra; yo era más pequeño y en esa edad creo que confundía las sensaciones. La tengo muy presente no obstante, aunque él creo que dejo más huella, o una huella quizás más atractiva.

Nos trataba como a personas mayores, y teníamos nueve o diez años. Nos hablaba como a personas inteligentes, no como piensa mucha gente que son los niños y por ello hay que hablarles así, como a tontitos a los que les cuesta entender las cosas. Te sentías muy bien en sus clases, para nada aburridas. Estaban dirigidas a personas pensantes.

Con él aprendimos a leer de verdad; esto es, a disfrutar de la lectura, a entender lo que leíamos, a amar las historias y los libros. Tengo marcadas algunas lecturas de aquellos años; “El mago de Estambul” de Lavolle, por ejemplo, y una colección de un payaso gamberro, “Kasperle”, de Josephine Siebe.

Hicimos con él una biblioteca a base de visitar muchas casas de nuestra pequeña ciudad, Villanueva de la Serena, y de pedir libros para la colección que hacíamos y guardábamos en nuestra  clase de La Zona, el antiguo cuartel militar reconvertido en escuela. Aquello nos hizo valorar los libros y entender aquella biblioteca como un tesoro que crecía y adorábamos. Todavía recuerdo el mueble de formica donde la almacenábamos. No era muy grande, sí, es evidente que era una biblioteca muy pequeñita. El recuerdo es que se trataba de algo muy importante, aunque vista desde la distancia del tiempo, desde los ojos adultos de ahora que empequeñecen aquellas impresiones infantiles y desde este tiempo de desahogo económico (aquello se desarrollaba dos años después del final de la dictadura), que nos permite a cualquiera disponer de colecciones de libros mucho mayores que aquella, su tamaño podría reducirse hasta casi algo insignificante. Menos mal que la memoria que se forjó entonces, afortunadamente, aún mantiene aquella visión falsa y magnificada.

Para nuestro maestro, alto, de pelo gris y gran fumador de Ducados, eso de leer era su objetivo primordial hacia nosotros. Hacía concursos en clase, y el premio siempre era un libro. A mí nunca me tocó ninguno, pero me moría de envidia. Recuerdo también a uno de mis compañeros, algo tardo el chaval, que era precisamente hijo de un colega maestro de D. José Luis, al que él trataba de convencer para que volviera caminando a casa como el resto de niños. Intentaba que fuera autónomo y que se relacionara con los demás. Prometió regalarle un libro si se atrevía a irse andando, pero no hubo forma.

Nos enseñaba hasta la postura que teníamos que tener para leer; nunca con la cabeza entre las manos; “acabaríamos durmiéndonos” nos decía. Hasta nos dio permiso para darle un capón (él nos los daba habitualmente, y picaban, pero ni dolían ni molestaban, lo prometo solemnemente por mi honor; eran casi una caricia); nos dio permiso, nos pidió que si algún día le veíamos así leyendo, que le diéramos un capón como esos que él propinaba con tanta alegría. Sabía que no había problemas, él nunca leía así…

… hasta aquella vez en que se levantó su tocayo, nuestro compañero José Luís, un fortachón hijo de guardia civil, desde el final de la clase y ante nuestros ojos alucinados, se dirigió a su mesa, y se lo asestó sin darle tiempo a reaccionar, ante lo inesperado de aquel ataque tan imprevisto e improbable. Recuerdo incluso el remolino que provocó en el aire, dibujado gracias al humo del cigarro que sostenía entre los dedos de aquella, su mano traidora, que por su cuenta había osado contravenir los sabios consejos de aquel lector tan purista. Por cierto, las risas fueron sonadas, tras ser el maestro el primero en hacerlo, ya repuesto de la sorpresa. Como persona inteligente, tenía muy buen sentido del humor.

Polyommattus pp





“Carlos Rey Emperador” vs “Isabel”

15 09 2015

Me ha sorprendido gratamente esta nueva serie histórica de TVE, esta “secuela” de la famosa “Isabel”. Tanto que me he decidido a escribir una modesta crítica, para animar a verla a los que estuvieran en mi situación de desconfianza.
A mí no me gustó Isabel en líneas generales, no la aguantaba, me cargaba, me cansaba, hasta desconfiaba de que realmente no fuera un panfleto, o propaganda de los “gloriosos tiempos pasados” añorados por las rancias derechas que dirigen la televisión pública. De eso estaba y estoy convencido. Sin embargo reconozco el valor de aquella teleserie; localizaciones, vestuarios, escenografía, fotografía, iluminación, banda sonora,… profesionalidad, sin duda alguna. Pero aún así no me gustaba, no me apetecía verla; ¿por qué? Pues porque le faltaba lo que si tiene “Carlos Rey Emperador”

16895272899_4564112f09_k
Sólo he visto un capítulo de “Carlos” pero con ese primero, he quedado bastante complacido; me ha resultado creíble; me he metido en la historia y hasta me ha dado rabia que se acabara el capítulo. No me he dormido… y no lo digo como metáfora. Con Isabel, literalmente acababa dormido. Para mí, es un buen indicador de la calidad de una película o una teleserie. Si te mantiene despierto, es que es buena.
Los actores son mucho más creíbles; o son mejores actores, o están mejor dirigidos. Las buenas actuaciones, no son algo solo de los actores; el director aprecia cuando un actor o actriz sobreactúa o no es convincente y les corrije. He visto, por ejemplo, actuaciones de Alfredo Landa perfectas, como la de El Bosque Animado y otras del mismo actor malísimas (que he olvidado porque la película no dejó grabada en mí ningún tipo de recuerdo perdurable)… eso no era un problema del actor, sino del director, que no descubría esos defectos y los corregía.
En “Carlos”, en el primer capítulo hubo varias actuaciones espectaculares; por ejemplo, Eusebio Poncela, Laia Marull o Eric Balbàs. Las demás bastante buenas también, prácticamente ninguna sobró. La Juana la Loca de Isabel era buena, pero la de Carlos, me ha gustado más. Laia está soberbia.
La puesta en escena no es agobiante, en algunos momentos fue de una delicadeza suprema; algunas imágenes de Juana la Loca, parecían casi una pintura de El Greco o de Velázquez, y eso que la iluminación de “Carlos”, me parece peor que la de “Isabel”, luces más duras, no tan cálidas y suaves. En relación a decorados, animales, localizaciones, etc, Carlos está en línea con Isabel; se diría que son todos los mismos. Una simple continuación, aunque eso sí, de gran calidad.
Pero es el guión y en la actuación donde se aprecian más diferencias, en los diálogos, en el relato… en aquella serie acababas extenuado de tantas voces y exageraciones, acababas imitando las ridículas peroratas (¡os apetece acompañarme al aposentooo!!!, ¡postraos ante míiii!!!… que cansancio), qué entonaciones tan escasamente convincentes. Había tal lío además en la historia que costaba seguirla, si no fuera por que es bastante conocida. En ésta no sucede lo mismo. Las locuciones son más sosegadas y soportables, hasta los pasos de los personajes, por los castillos y claustros, no tan tremendos, no tan cansinos. Pasillo arriba, pasillo abajo, puerta que se abre, puerta que se cierra… lo de “Carlos” es algo mucho más normal y por ello, realista. Pasan desapercibidos todo ese tipo de trucos que nos hacen creernos el paisaje, pero no nos choca.
En fin, es el primer capítulo, esperemos que no se malogre su majestad imperial.